Saltar al contenido

Beneficios de la alimentación consciente para los niños

alimentación consciente para los niños

Primero vamos a ver cual son los beneficios de la alimentación consciente para los niños y posteriormente pondremos 10 claves de como introducirles en la alimentación consciente.

Alimentación Consciente para los Niños ¿Que mejor regalo para su vida?

No tengas dudas, enseñar a los niños a comer de forma consciente es uno de los mejores regalos que podrás dar tu hijo, pues repercutirá positivamente en su salud. Aprenderán a escuchar su cuerpo, a comer solo cuando tienen hambre de verdad, a no calmar su emociones negativas con la comida, a comer alimentos sanos, y si vas un paso más allá y les involucras en la preparación, serán unos excelentes cocineros en el futuro.

Beneficios del mindful eating para niños

Los bebes y niños pequeños comen de una forma natural, es decir comen cuando tienen hambre y dejan de comer cuando se sienten llenos, están sintonizados con los mensajes de su cuerpo. Pero esto lo “olvidamos” a medida que crecemos y vamos utilizando la comida para calmar, entretener, distraer, recompensar e incluso castigarnos.

Enseñando a los niños a practicar la alimentación consciente obtendrán los mismos beneficios que los adultos, la gran ventaja es que para ellos será su forma natural de alimentarse y les será mucho más fácil de aprender. En nuestra home hablamos bastante en detalle sobre los beneficios que nos aporta el mindful eating, por lo que solo destacaremos los principales beneficios que aporta a los niños esta forma sana de alimentarse.

alimentación consciente para los niños

Como hemos mencionado, el principal beneficio de enseñar a los niños a comer de una forma consciente, es que lo convertiremos en su forma natural de comer, con lo que aseguraremos que durante toda su vida coman de una forma sana y natural, con los innegables beneficios que esto aportará a su salud por el resto de sus vidas.

Los niños aprenderán a  distinguir las sensaciones de hambre y saciedad, este aprendizaje les ayudará a detectar otras señales del cuerpo, como por ejemplo las emociones, de forma que les puedan poner nombre y manejarlas correctamente y no a través de la comida.

También aprenderán a entender lo que están comiendo y apreciarlo, observarán como influye en su cuerpo la comida, sacia su hambre y que sensaciones les proporciona. Este mayor reconocimiento de las sensaciones influirá, a la larga, en que disfrutarán más de la comida. Aprenderán a conocer que alimentos les proporcionan energía y cuales placer.

Salvo raras excepciones, los niños no son comedores sociales, como somos los adultos, por lo que si no les enseñamos a serlo, de forma que les enseñemos a comer cuando tengan hambre y la sacien de forma sana, reduciremos de una forma importante las probabilidades  de que de mayores sufran sobrepeso, y obvia decir la gran ventaja que esto supone para su salud y su futuro.

Otros artículos de interés

Como enseñar Alimentación Consciente a nuestros hijos

Estas son algunas de las claves principales…

  • Dando ejemplo. Es evidente que si nosotros no practicamos la Alimentación Consciente, difícilmente se la podremos enseñar a nuestros hijos, por lo que más que como enseñar a nuestros hijos, tenemos que pensar en algo más parecido a “como aprender Alimentación Consciente en familia”. Es decir, si ellos no pueden tener un juguete en la mesa, nosotros no podemos tener el móvil…
  • Pregunta si tienen hambre. De hecho, esta pregunta debes hacerla a todos los miembros de la familia, para establecer un horario que sirva para todos, vivimos en una sociedad donde la alimentación está muy estructurada y a veces es difícil, pero tenemos que ser capaces de buscar los horarios entre todos, de manera que nadie llegue a la comida “sin nada de hambre” o “muerto de hambre”, por ejemplo si alguno tiene mucha hambre y los demás nada, este puede tomarse una fruta o simplemente un vaso de agua.
  •  Haz que los niños clasifiquen el hambre que tienen. Establece el siguiente juego con los niños, hazles que antes de todas las comidas, clasifiquen el hambre que tienen del 1 al 10, poco a poco irán cogiendo consciencia de como se sienten y el hábito de comer solo cuando realmente tienen hambre de verdad.
  • Involucra a los niños en la preparación de la comida. Ya sea en poner la mesa si son muy pequeños, o incluso en que te ayuden en la cocina, si lo haces bien y se lo planteas como algo divertido, lo más probable es que desarrollen una gran afición a cocinar.
  • Establece una rutina de relajación antes de comer. Algo tan sencillo como, una vez que todos están sentados a la mesa, hacer 4 o 5 respiraciones profundas concentrándonos en lo que vamos a hacer, esto también te puede enseñar a que den las gracias por la comida que van a recibir.
  • ¡Todos a la mesa!.  Es importante, además de sano, que todos comáis sentados a la mesa en familia, como se hacia antes, sin distracciones, ni televisión, radio, móviles, juguetes, etc. que sea un momento de compartir en familia los momentos del día o las emociones por las que hemos pasado. Además de instaurar un hábito sano, aumentarás la unión familiar.

alimentacion conciente para los niños

 

  • Beber un vaso de agua antes de comer. Esto ayuda a centrar la atención en lo que vamos a hacer y, además de sano,  sirve como “ritual” de cambio de actividad, por ejemplo, si vienen de una actividad de mucho ejercicio les ayudará a calmarse y centrarse en la comida y sus sensaciones de hambre y saciedad
  • Hazles que tomen consciencia del plato antes de comer. Motiva a tus hijos a que observen su plato de comida, ¿a que huele? ¿que colores hay? ¿que sabores conocen? ¿que texturas hay? ¿que creen que les va a gustar más o menos?… así aprenderán a ser conscientes de lo que están comiendo, de las sensaciones que tienen con la comida, que les producen los diferentes colores, sabores y texturas de la comida.
  • Introduce sabores y texturas nuevas. Cuantas más mejor y cada vez que lo hagas, hazles muchas preguntas sobre el nuevo plato, la idea es que observen el tamaño, forma, color, que traten de imaginar su sabor… y que finalmente, cierren los ojos y lo prueben…
  • Enséñale a escuchar su estomago. Tienen que prestar atención a sus sensaciones de hambre y saciedad, para que puedan decidir cuando y cuanto deben de comer en cada comida.
  • Instaura hábitos saludables de comer. Hábitos como: comer despacio, masticar mucho, dejar los cubiertos en el plato mientras mastican, etc. evitarán los atracones y mejoraran sus digestiones y en definitiva su salud.
  • Acepta que las diferencias entre hermanos con respecto a las necesidades alimenticias son enormes. Unos comen poquito y muchas veces, y otros harán al revés… aprende a aceptarlo, tú te enfadarás menos y ellos comerán mejor.