Saltar al contenido

Por qué el mindful eating hará que adelgaces

mindful eating

Lo primero que hay que aclarar y dejar bien claro, es que el Mindful Eating, también llamado o Alimentación Consciente, no es una dieta para perder peso, ¡NO! => Es una forma integral de comer de manera saludable, que involucra que comemos, como lo comemos, cuando lo comemos, las emociones que sentimos, el tipo de hambre que tenemos, etc. 

Por qué adelgazas con el mindful eating

Antes de explicar por qué practicando el mindful eating lo más probable es que adelgaces, vamos a analizar los principales motivos por los que en nuestra sociedad tenemos tendencia a engordar, hasta el punto en que la obesidad se está convirtiendo en uno de los problemas de salud más serios a los que nos enfrentamos como sociedad.

La alimentación inconsciente

mindful eating

Dicho en pocas palabras la alimentación inconsciente es la que practicamos casi todos en el día a día.

Seguro que a más de una de las siguientes preguntas contestas afirmativamente:

  • ¿Comes con prisa…?
  • ¿Consumes comida procesada…?
  • Mientras comes ¿ves la televisión, móvil, redes sociales…?
  • ¿Comes alguna vez por que toca comer, aunque no tengas hambre…?
  • ¿Te das atracones por culpa de tus emociones…? (tristeza, depresión, angustia, ansiedad, euforia, estrés…)
  • ¿Dejas el plato siempre limpio aunque no tengas hambre…?
  • ¿Comes alguna vez hasta reventar por que esta muy rico…?

Podríamos hacer otras muchas preguntas, pero solo con estas creo que ya te habrás dado cuenta de por donde van los tiros.

Por que comemos mal

Son muchos los factores que influyen en esta deriva en la que como humanos civilizados nos hemos metido, como no estamos escribiendo una tesis doctoral, solo vamos a comentar algunas de las principales. Las podemos dividir en dos fuentes principales: internas y externas.

Factores internos que nos hacen engordar

El principal factor interno que nos hace ganar peso es La alimentación emocional, la cual la consiste en comer en función de nuestras emociones, ansiedad, estrés, tristeza, angustia, depresión, baja autoestima,… Esta forma de comer esta directamente relacionada con el aumento de peso, por dos razones:

  1. Emociones negativas mindful eatingCuando utilizamos la comida para calmar nuestras emociones, comemos sin control, pues no comemos por hambre, si no que lo hacemos de forma compulsiva para calmar le emoción negativa que estamos experimentando… y a veces ¡hace falta calmar mucho!
  2. Hay estudios que demuestran, y a ti seguro que te pasa igual, que en estas situaciones, tendemos a comer alimentos con exceso de grasas, azucares… El chocolate es un clásico, el helado es otro “buen amigo”, cualquier dulce que tengamos en la nevera… pero nunca te comes una ensalada ¿a que no?. Si lo piensas verás que tiene toda la lógica del mundo, por que lo que hacemos en estas situaciones es tratar de mimarnos de alguna manera, para compensar nuestro malestar interno.

Además, estos episodios de crisis suelen provocar más angustia por haber comido en exceso y empezamos a sentirnos mal por lo mucho que hemos comido… ¿adivina que es lo que estás provocando sin querer? más emociones negativas… ¡ya está hecho el circulo vicioso! y estos círculos viciosos a veces son difíciles de romper.

El otro factor interno importante, en el que no vamos a entrar en detalle por que da para varios libros, son los hábitos erróneos que tenemos a la hora de comer, listaremos solo algunos aunque todos los conocemos. Exceso de grasas, de azúcares, de hidratos de carbono, cantidades en el plato, comer en exceso antes de ir a dormir, no desayunar o desayunar poco y cenar mucho, etc.

Como ya hemos dicho, no vamos a entrar en detalles de todos estos factores, pero la buena noticia es que aprendiendo a comer conscientemente se corrigen todos estos malos prácticas alimenticias que tenemos.

Factores externos que nos hacen engordar

Aunque podamos pensar que los factores externos a nosotros mismos son menos influyentes en nuestro peso, por ser menos obvios, no es así. Los factores ajenos a nosotros, aunque parezca mentira, son bastante peligrosos, pues muchas veces son muy sutiles y no nos damos cuenta de ellos, por lo que no hacemos nada por evitarlos. Aquí van algunos ejemplos

  • Influencias sociales. ¿Cuantas veces salimos a cenar con amigos y no tenemos hambre? o ¿después de los entrantes ya te has saciado, pero aún así te tomas el plato principal o incluso un postre?. Sentir esta presión social es algo muy normal que nos pasa a todos y no somos conscientes de ello, la solución no es dejar de salir a cenar con los amigos… no, pero si eres consciente de esta presión a la hora de pedir tu comida, podrás hacerlo de una forma consciente
  • Educación. ¿A quien no le han enseñado de pequeño que hay que comerse todo lo que hay en el plato?, a mi y a todos los que conozco nos pasa. Esto está muy bien para no desperdiciar comida, pero es un hecho la comida entra por los ojos y tenemos tendencia a servirnos más de lo que necesitamos, y cuando nos saciamos y el cuerpo dice “ya no me hace falta más”, la mente educada dice “da igual, hay que comérselo todo”, Resultado ->  comemos en exceso
  • Presentación de los alimentos. Otro hecho es que tendemos a tomar las porciones que vienen de “fabrica” en la comida procesada, como la ración adecuada para comer, cuando generalmente no es así
  • Sedentarismo. No hay mucho que decir, pero por lo general hacemos poco ejercicio.
  • Nunca pasamos hambre. Tenemos el acceso a la comida tan fácil, que es prácticamente imposible que pasemos hambre en ningún momento del día, no es que esto sea malo, pero junto con que tenemos malos hábitos de comer, comemos en exceso y hacemos poco ejercicio, no hacemos uso nunca de nuestras reservas de grasa se quedan almacenadas en nuestro cuerpo.
  • Horarios establecidos. Tenemos unos horarios de desayuno, comida y cena que no esta mal, pero además tenemos establecido lo que hay que comer en cada comida, independiente del hambre que tengamos, y esto es lo que no está bien… Por ejemplo, si para cenar hay preparado un pescado al horno con patatas cocidas (en principio parece bastante sano) pero si no tienes nada de hambre y te lo comes… ¡estas engordando!.
  • Campañas de publicidad y marketing. Nos guste o no, vivimos en la sociedad del consumo, por lo tanto la calle y la televisión están llenas de anuncios de comida procesada, rápida.. es un hecho que los alimentos menos saludables son objetos de mayor publicidad. Cualquier ciudad está plagada de anuncios de bebidas azucaradas (con y sin gas), Restaurantes de comida rápida (Burgers, Pizzerias, etc), helados… pero nunca veo anuncios de lechugas ecológicas o de “bebe un vaso de agua antes de comer, que comerás menos…” es obvio que no interesan. Tampoco es cuestión de convertirnos en ermitaños, pero siendo conscientes si podemos abstraernos de estas campañas o incluso mejor, tener presente lo perjudiciales que son para nosotros.

Otros artículos de interés

Como te ayuda el mindful eating

Dicho brevemente, el comer conscientemente, con muchas probabilidades hará que adelgaces, por que elimina todo lo anterior que hemos estado comentando, por lo que el proceso natural, en la mayoría de los casos, será que poco a poco irás recuperando tu peso ideal de manera sana y natural, y lo que es mejor de todo, al ser un cambio de hábitos y estilo de vida, no tiene efecto rebote.

Tu siguiente pregunta será ¿y por que pasa todo esto? la respuesta la tienes en otros artículos que te listamos debajo de la imagen, aunque aquí tienes un breve resumen:

  • Pondrás más atención en lo que comes, por que lo comes, como lo comes.
  • Diariamente harás ejercicios de relajación, que te permitirán llegar a un estado de serenidad y plenitud mayor, lo que redundará en una mejoría de tus emociones negativas
  • Aprenderás a conocer los alimentos con lo que harás una mejor elección de menús y una mejor lista de la compra
  • Cambiarás hábitos de alimentación perjudiciales por otros más saludables
  • Practicarás más ejercicio físico, lo que te proporcionará un mejor estado de animo y mayor energía
  • Controlarás la alimentación emocional y comerás cuando tengas hambre fisiológica, aunque también podrás comer conscientemente para calmar alguna emoción negativa, pero dándote el permiso de hacerlo, de manera que no te provoque culpabilidad.

En definitiva tendrás un mejor equilibrio físico y emocional, un incremento de tu auto control, tendrás una mayor tranquilidad y una mejor calidad de vida

mindful eating cambio de vida

Enlaces a otros artículos de interés: